Verano, la adaptación del Garbancillo a la sequía

De nuevo, el Dr. Juan José Martínez Sánchez, catedrático de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) y coordinador del Proyecto LIFE dirigido a la conservación del Garbancillo de Tallante, junto con la periodista y bióloga, Mónica Rubio, presentan el estado de las plantas de Garbancillo de Tallante durante el verano, una estación extraordinariamente árida en la zona oeste de Cartagena de manera habitual, que se ha visto azotada este año por una extrema sequía en el sureste de la Península Ibérica.

Las plantas, con casi todas las hojas secas, guardan durante el verano algunas yemas vivas que rebrotarán con fuerzas tras las primeras lluvias otoñales.

Los frutos de las plantas de Garbancillo, ya maduros, se desprenden a mitad de junio de la planta madre por gravedad, quedando sobre la superficie del suelo. Este mecanismo de dispersión de los frutos se conoce como barocoria.

Estos frutos, formados por dos valvas muy rígidas, contienen en su interior de media unas 8-10 semillas. La dureza del fruto supone una defensa de las semillas frente a algunos predadores como las hormigas, sin embargo, no están a salvo de Bruchophagus astragalii, una avispa de pequeño tamaño que es capaz de perforar el fruto cuando aún está inmaduro.

El Dr. Martínez Sánchez revela que ha sido una grata sorpresa para los investigadores comprobar que el Garbancillo de Tallante está tan adaptado a la sequía que incluso este año, con el grave déficit hídrico, algunas plantas han sido capaces de fructificar y producir semillas para la próxima generación.

Este vídeo constituye ya el último de la serie de cuatro vídeos explicativos acerca del ciclo de vida del Garbancillo de Tallante.

Invierno, la sequía hace estragos en el Garbancillo

En otoño, Dr. Juan José Martínez Sánchez, coordinador del Proyecto LIFE dirigido a la conservación del Garbancillo de Tallante, junto con la periodista y bióloga, Mónica Rubio, nos presentaron un vídeo sobre el estado de las plantas de garbancillo en el inicio de su ciclo vegetativo. A continuación, nos muestran el desarrollo de la especie en invierno, estación en que lejos de mejorar la falta de lluvias que se sufrió en los meses anteriores, la situación se ha agravando, registrando apenas 42 mm de lluvia desde el 1 de septiembre hasta el 31 de diciembre, y tan sólo 10 mm en los dos primeros meses de este año.

El garbancillo ha mostrado, a pesar de todo, una resistencia a la falta de precipitaciones muy superior a otras especies que compiten con ella por el agua y el espacio; encontrando un suelo en el que las escasas manchas verdes que se aprecian corresponden casi en exclusiva al garbancillo.

Además, la falta de lluvias, y por consiguiente la escasa vegetación existente en la zona, ha tenido una consecuencia negativa adicional para la especie, pues a pesar de no ser palatable para el conejo, de no tener buen sabor, éste ha intentado consumirla como último recurso, dejando tallos cortados que no llega a consumir.

El garbancillo espera ahora la llegada de una primavera lluviosa, que le permita florecer y reponerse de las extremas condiciones a las que ha tenido que hacer frente estos últimos meses.

Os seguimos animando a descubrir las distintas etapas del ciclo vegetativo del Garbancillo de Tallante por medio de estos pequeños vídeos que nos van a acercar a la biología de esta singular especie.